Archivo de la etiqueta: Documental

Walter White y ‘Breaking Bad’ al descubierto

La universidad española es noticia y nos hemos acordado de uno de nuestros docentes televisivos favoritos: Walter White (Bryan Cranston). El de Albuquerque, profesor de química, protagonizó una de las mejores series que ha dado nunca la televisión, Breaking Bad, y tras ella llegaron un documental, No half measures: creating the final season of Breaking Bad, que servirá de entretenimiento y saciará la curiosidad de los amantes de la serie; y un spin-off en forma de precuela protagonizado por uno de sus secundarios, el abogado Saul Goodman (Bob Odenkirk). Suficiente para una buena maratón de fin de semana.

Breaking_Bad_Serie_de_TV-952955291-large
Breaking Bad (Vince Gilligan, 2008) A Walter White (Bryan Cranston), profesor de química, le descubren un cáncer de pulmón incurable. Casado con Skyler (Anna Gunn) y con un hijo discapacitado (RJ Mitte), esto lo impulsa a dar un drástico cambio a su vida: decide, con la ayuda de un antiguo alumno (Aaron Paul), fabricar y vender anfetaminas para liberar a su familia de problemas económicos cuando él no esté.
gillian-breaking-bad
No half measures: creating the final season of Breaking Bad (Stuart Richardson, 2013) Documental sobre la creación y grabación de la última temporada de ‘Breaking Bad’. Una interesante historia por descubrir para los fans, con numerosas anécdotas y curiosos detalles sobre la aclamada serie. En la imagen: Bryan Cranston, quien interpreta a su protagonista, y Vince Gillian, su creador.
Better_Call_Saul_Serie_de_TV-184626064-large
Better Call Saul (Vince Gilligan, Peter Gould, 2015) Spin-off y precuela de ‘Breaking Bad’ centrada en el personaje del abogado Saul Goodman (Bob Odenkirk), seis años antes de conocer a Walter White (Bryan Cranston). La serie cuenta cómo un picapleitos de poca monta llamado Jimmy McGill, con problemas para llegar a fin de mes, se convierte en el abogado criminalista Saul Goodman.

Un lugar (a escala) llamado ‘Marwencol’

Marwencol-463756631-largeMarwencol
Jeff Malmberg (Estados Unidos, 2010)
Documental

3 StarsUn pequeño bar de una pequeña población norteamericana. Un borracho. Cinco jóvenes. Él les dice algo (habrá que ver cerca de una hora de documental para saber qué) y ellos le propinan una paliza que le deja nueve días en coma y graves secuelas que le acompañarán durante el resto de su vida. Es la historia real de Mark Hogancamp, quien decidió ahogar durante años sus problemas en alcohol y que en 2005 se vio obligado, después de salir del hospital, a llevar a cabo una dura rehabilitación para poder volver a caminar. Lo que nunca pudo recuperar fue la memoria. Los graves daños cerebrales que había sufrido hicieron que el nuevo Mark no recordara nada del hombre que habitaba su propio cuerpo antes de que recibiese la paliza. Solo le quedaba de él las fotos y los testimonios de familia y amigos.

Además de a sus secuelas, el nuevo Mark debía enfrentarse a un mundo para él desconocido y en el cual casi le matan la última vez que asomó la cabeza. Por eso, ante ese miedo a salir al mundo real, decide crear Marwencol: una ciudad belga a escala 1/6 de la época de la Segunda Guerra Mundial, recreada en el patio trasero de su casa. En Marwencol habita Mark, o su alter ego, un soldado norteamericano que regenta un bar; sus conocidos (madre, amigos, vecinos), representando distintos papeles; más soldados, miembros de las SS y mujeres, muchas mujeres.

Marwencol-152403973-large

El patio de Mark es testigo de una escena de la Segunda Guerra Mundial tras otra. El hombre que vivía agarrado a una botella lo hace ahora, cigarro entre los labios, recreando meticulosamente escenas de guerra y fotografiándolas… para obtener unos resultados espectaculares. Y ahí es donde quiere vivir. Dónde no le juzguen, donde poder ser como es, donde las palizas las reciba su alter ego, un muñeco a escala 1/6, y donde poder calmar su ira masacrando a soldados nazis. No recuerda su boda en la vida real, pero sí la que tuvo lugar en Marwencol. ¿Puede haber mejor terapia?

Marwencol-720705367-large

Los testimonios de Mark y sus allegados nos cuentan su historia, su vida antes y después de la paliza, al mismo tiempo que el propio artista (que lo es) nos cuenta la historia de Marwencol, qué sucede en ese pequeño mundo, a través de preciosas fotografías. Las historias se intercalan y es entonces cuando descubrimos qué pasó en 2005, por qué aquellos jóvenes atacaron a aquel borracho… y es entonces cuando nos preguntamos si ese alter ego, atractivo soldado, castigo para los nazis e imán para las mujeres, es quien Mark quiere ser o quien se supone que Mark debiera querer ser. Una historia apasionante.

 

the_women_of_marwen-217749480-largeEn noviembre de este año se estrena, en Estados Unidos, The women of Marwencol, película inspirada en esta historia, dirigida por Robert Zemeckis (Regreso al futuro, Forrest Gump, Náufrago) y en la que Steve Carell será Mark Hogancamp. También formarán parte del reparto Leslie Mann, Janelle Monáe o Diane Kruger. Poco más se sabe de la película, aunque el título y el reparto nos da una pista sobre hacia dónde quiere dirigir Zemeckis la historia: las mujeres, una de las grandes obsesiones de Mark. Pronto sabremos, además, la fecha de estreno en España de una de la que será, para muchos, una de las películas del año.

 

‘La isla de las flores’: donde comer lo que no comen los cerdos

ilha-das-flores-jorge-furtado-filme-movie-film-o-teatro-da-vida-1989-pc3b4ster-cartazLa isla de las flores (Ilha das flores)
Jorge Furtado (Brasil, 1989)
Luciane Azevedo, Júlia Barth, Paulo José

4 StarsLa isla de las Flores, Brasil, es un lugar en el que apenas hay flores. Es un lugar en el que conviven cerdos y personas, las cuales diferenciaréis, porque presentan un cerebro altamente desarrollado y pulgar oponible en sus manos. Un buen número de estas personas no tienen dueño. Son libres. Pero libres y sin dueño, tampoco tienen dinero. Y sin dinero comen lo que no es apto para que coman los cerdos, quienes sí tienen dueño.

La isla de las Flores es un lugar en el que apenas hay flores y a la vez protagonista de uno de los cortometrajes documentales más importantes de la historia, ganador en Berlín y en otros festivales. A lo largo de sus trece minutos de duración, su director y guionista, Jorge Furtado, muestra de forma satírica la cruda realidad de la sociedad brasileña de la época (finales de los 80), la falta de conciencia o la miseria que lleva a la degradación del ser humano. Una auténtica e imprescindible joya.

Oscar 2018: mejor largometraje documental

Cinco largometrajes optan al Oscar a mejor documental del año. Sin un favorito claro, parece que la francesa Caras y lugares parte con cierta ventaja. La noche del domingo conoceremos la respuesta. Estas son mis preferencias, ordenadas de mejor a peor:

1. Last men in Aleppo (Steen Johannessen, Firas Fayyad). Desenterrar niños de los escombros de una ciudad destruida. Situaciones como esta la viven a diario los miembros de los Cascos Blancos, un grupo creado en una Siria que arrastra cinco años de guerra con la misión de socorrer a la gente que sufre los destrozos de las bombas en sus casas y sus propios cuerpos.Last_Men_in_Aleppo-427025100-large Lo que verán en Last men in Aleppo no es ficción. Es un documental grabado cámara al hombro y siguiendo a los Cascos Blancos en cada una de sus misiones, por lo que su visionado puede resultar, cuanto menos, desasosegante.

Se ha tachado al documental de mostrar solo una parte de la historia, de contar solamente una versión de los hechos. Y, obviamente, es cierto. El documental te dice quiénes son los buenos y quiénes los malos en este conflicto. ¿Resta esta circunstancia valor al documento? No lo creo. Narra la historia desde su punto de vista, algo absolutamente lícito, y lo hace sin tapujos, sin tratar de esconderlo, sin mostrarnos la otra versión amputada o tergiversada. Simplemente, sin mostrarla. Es su versión y toca al espectador escucharla, sentirla, y ser consciente de quién, cómo y qué le han contado. Imprescindible.

Disponible en Filmin desde el 15 de febrero.

2. Strong Island (Yance Ford). Estados Unidos y su cuenta pendiente con la discriminación racial. El eterno problema de imparcialidad que (algunos, suponemos) policías y jueces yankis muestran a la hora de actuar cuando quien está al otro lado presenta tal o cual tono de piel.Strong_Island-887187619-large

Con esta premisa de fondo, Ford indaga en la muerte de su hermano, acaecida en 1992, y las consecuencias que aquel desgraciado acontecimiento tuvieron en el seno de su familia y en la vida del supuesto asesino. El director intercala los testimonios de sus hermanas, madre y algunos de los amigos de su hermano fallecido con fotografías de su familia para hablar de la manera más directa y subjetiva (también en este caso) de una historia íntima. Un suceso en el que muere un joven, que afecta a una familia en particular pero que, eso da a entender el documental, responde a una manera de proceder por parte de una sociedad, que sigue mostrando aversión y rechazo a las personas con distinto color de piel. Es un documental sencillo. Sobre lo terrible que puede llegar a ser la vida. Sobre lo injusta que se puede volver. Vale la pena que nos asomemos.

Disponible en Netflix desde el 15 de septiembre de 2017.

3. Caras y lugares (Agnès Varda, JR). La directora de cine francesa galardonada con el Oscar honorífico en 2017, Agnès Varda, es considerada la abuela de la Nouvelle Vague y una de las pioneras del cine hecho por mujeres y del cine feminista. En la actualidad, con 90 años, Varda se une a JR, fotógrafo y artista callejero galo, para emprender una aventura que les llevará a algunos de los pequeños pueblos franceses con más encanto.Caras_y_lugares-741596755-large

Subidos a una camioneta convertida en cámara de fotos más impresora gigantes, los dos protagonistas del documental viajan, fotografían a las personas con las que se cruzan, imprimen y pegan los retratos en fachadas, graneros… Se trata de un filme tan sencillo como original e innovador. Muy fresco, muy real, sobre todo, gracias a la veterana directora. No tanto en el caso de JR, menos natural (difícil igualar la actuación de Varda en este sentido), menos abierto y espontáneo, más preocupado, eso parece, por lucir bien en cámara o por mostrarse de determinada manera a través de sus palabras. El proyecto, dicho esto, vale la pena y disfrutar durante 90 minutos de Varda paga por sí solo el precio de la entrada.

Se estrenará en España el próximo 25 de mayo.

4. Ícaro (Bryan Fogel). La apuesta de Netflix, Ícaro, son dos documentales en uno. Comienza siendo el intento de demostración por parte de un deportista amateur y director del filme, Bryan Fogel, de que con un tratamiento de dopaje adecuado podría ganar una de las carreras ciclistas no profesionales más exigentes del mundo. Y lo que parece que se va a quedar ahí, desemboca en “otro” documental mucho más grande, mucho más importante.caro-807322895-large

Todo da un gripo de 180º cuando Fogel en la búsqueda de quien le aconseje y asesore sobre la manera ideal de consumir determinadas sustancias dopantes topa con la verdadera estrella del documental: Grigory Rodchenkov, director de un laboratorio, el Centro Antidopaje de Moscú. Aquí comienza la verdadera historia, la de una superpotencia (probablemente, no la única) que utiliza a sus deportistas y todos los medios a su disposición (no necesariamente lícitos o legales) para obtener el mayor de los éxitos en cada cita olímpica. Lo que cuenta sorprenderá a pocos o nadie, la manera de hacerlo se vuelve caótica por momentos, pero no deja de resultar curioso e interesante descubrir los entresijos de tremenda trama y cómo el ser humano se las ingenia siempre para, con trampa o sin ella (y con el suficiente financiación), obtener lo que quiere.

Disponible en Netflix desde el 4 de agosto de 2017.

5. Abacus: small enough to jail (Steve James). La famosa crisis financiera de 2008 trajo consigo muchas y muy graves consecuencias por todos conocidas. Que esas consecuencias las hayan sufrido los culpables de haberla provocado ya es otro asunto. En Estados Unidos, la única compañía acusada criminalmente por tales sucesos fue una pequeña y familiar institución financiera: Abacus.Abacus_Small_Enough_to_Jail-249420421-large

A lo largo de los 88 minutos de documental escuchamos las justificaciones de la familia afectada, convertidos, según sus declaraciones, en chivo expiatorio de la crisis y de los abusos bancarios. Todos ellos esperan la resolución judicial que dicte si son culpables o inocentes, si eran conocedores de la estafa que algunos de sus empleados llevaron a cabo, hecho probado, lo que convierte al documental en un thriller judicial cuya resolución interesa, pero no tanto. Y no tanto porque las únicas pruebas que se nos muestran son los propios testimonios de la, eso sí, entrañable familia de banqueros, los Sungs, lo cual dificulta que nos sintamos partícipes de una historia cuyas consecuencias sufrimos todavía en la actualidad.

Sin fecha de estreno en España.