Archivo de la etiqueta: Acoso escolar

Todos necesitamos ver ‘Wonder’ cuanto antes

Wonder-754759686-largeWonder
Stephen Chbosky
(Estados Unidos, 2017)
Jacob Tremblay, Julia Roberts, Owen Wilson
Disponible en Movistar+ (cine), Filmin y Rakuten TV

3 StarsTodos merecemos una ovación con el público en pie en algún momento de nuestra vida. Todos merecemos ser el centro de las miradas y recibir el reconocimiento y el aplauso de quienes nos rodean. Por supuesto, y aunque desde su nacimiento lo haya tenido todo más difícil, también Auggie (Jacob Tremblay, que ya sorprendiera en 2015 en el film de producción irlandesa La habitación). Auggie es un niño de 10 años nacido con una deformidad facial que le ha obligado a ser operado 27 veces y que, consecuencia de ello, no luce como lucen los demás chicos que acuden al colegio al que llega por primera vez, después de que su madre (Julia Roberts) le hubiese enseñado todo lo que sabe sustituyendo sus primeros años de colegio por la impartición de clases en casa.

A Auggie le cuesta, cada vez que sale de casa, que todos le miren. Y el precio que tiene que pagar por ir, como cualquier otro niño de su edad, al colegio, es ser el centro de las burlas. El colegio se convierte en el peor sitio al que ir cuando tu cara ha pasado por 27 operaciones. Y Auggie lo sufre día tras día. Por eso lleva años saliendo a la calle metido en su casco de astronauta y por eso Halloween es su fiesta favorita. Porque de este modo, con su cara cubierta, se convierte en uno más. Solo eso. Uno más. Y puede caminar sin agachar la mirada. Puede ver a quien tiene enfrente a los ojos, y no solo a sus zapatos.

Wonder-701382293-large

Pero no solo de Auggie trata la película. También de los secundarios: sus compañeros de colegio, su hermana, la amiga de esta, su madre y, en menor medida, su padre. Porque Chbosky nos enseña que también ellos, a pesar de presentar un aspecto físico similar al de la mayoría, de no sufrir deformidades en sus rostros, también ellos necesitan de los demás. Todos necesitamos a alguien. No solo Auggi. El mensaje cala al remate de la cinta. Un final demasiado edulcorado que busca el camino más corto para tocar la fibra sensible del espectador pero que no empaña un interesante recorrido en el que tenemos el gusto de conocer al entrañable Auggie y su familia.

‘A silent voice’: diario de un abusón

A_Silent_Voice-917120062-largeA silent voice (Koe no katachi)
Naoko Yamada (Japón, 2016)
Animación
Fecha de estreno: 16 de marzo

3 StarsArranca la película. Suena The Who. Suena My generation para resumir en unas pocas estrofas los 130 minutos de metraje que le suceden. Porque esta es la historia de una generación. La generación que a los problemas que conlleva la llegada de la adolescencia se le suman la presencia de internet, el teléfono móvil y las redes sociales; artilugios que, en ocasiones, han acentuado problemas que siempre han existido. El que nos ocupa: el acoso escolar. Una generación representada en A silent voice por Shôko Nishimiya (estudiante de primaria, sorda, acosada por alguno de sus compañeros) e Ishida Shôya (cabecilla del grupo de acosadores) consiguiendo Yamada relatar su relación y la relación con el resto de compañeros de colegio para realizar un perfecto análisis del acoso escolar.

Ishida y sus compañeros (todos representados: está el que le acompaña en el momento del abuso, el que les ríe las gracias o el que calla ante la injusticia) abusan día tras día de la indefensa Nishimiya, destrozando sus audífonos o la libreta con la que intenta comunicarse, hasta obligarla a cambiar de colegio. La enseñanza primaria termina. Se pierden la pista unos a otros… y Yamada nos sitúa años después, con los protagonistas en la Universidad e Ishida, acosador en el colegio, despreciado en la actualidad por sus compañeros y la sociedad, consecuencia haber sido un abusón años atrás, y con la intención de suicidarse comido por el arrepentimiento.

Koe-no-Katachi-Una-Voz-Silenciosa-Captura-06

“Incluso un monstruo tiene un corazón”, canta Ishida, hundido en la soledad de su cuarto. Porque esta es la historia de una generación, pero es también la historia de una redención. El filme se presenta como el diario de un abusón que pasa de odiar al diferente a odiarse a sí mismo, que acaba repudiado por una sociedad que no le acepta, que termina con una autoestima profundamente dañada y que lucha por no caer seducido por la idea de un suicidio que termine con su sufrimiento. Es una película dura. Que no esconde ni disimula la crudeza de lo que quiere contar. Pero una historia con visión positiva. Con un abusón que lucha por integrarse, que aprende a valorar lo positivo de cada persona que se cruza en su camino, que se topa con la amistad basada en el respeto y amor hacia los demás, aceptando a quien luce o suena diferente, y no en el miedo que pueda infundir. De visionado obligatorio en las clases de Ética de cualquier instituto, silent voice es un canto a la amistad, al necesitarse los unos a los otros, a sostener el paraguas cuando el otro camina bajo la lluvia. Eso es A silent voice.