‘La peste’: un viaje por la Sevilla del siglo XVI

La_peste_Serie_de_TV-767875150-largeLa peste
A. Rodríguez, R. Cobos (España, 2017-actualidad)
Pablo Molinero, Paco León, Manolo Solo
Disponible en Movistar+ Series

3 StarsEn la segunda mitad del siglo XVI, Sevilla era la metrópoli del mundo occidental. Puerta de acceso de América en Europa. Ciudad donde la riqueza florecía con facilidad gracias al comercio internacional, al oro, la plata y a la convivencia de nacionales y extranjeros: cristianos, judíos conversos, moriscos, esclavos, libertos, pícaros, ladrones, prostitutas, nobles y plebeyos. Pero también era una ciudad de sombras por la desigualdad, las hambrunas y las epidemias. En medio de un brote de peste, varios miembros destacados de la sociedad sevillana aparecen asesinados. Mateo, condenado por la Inquisición, debe resolver esta serie de crímenes diabólicos para lograr el perdón del Santo Oficio y así salvar su vida. Una investigación a vida o muerte en un entorno de represión pública y hedonismo privado; de misticismo y caos; de conventos relajados y burdeles reglamentados; de cárceles como escondite; de hospitales como tumbas; de traiciones y lealtades.

El reto al que se enfrentaban Movistar+Alberto Rodríguez al encarar el proyecto no era poca cosa. Y tras comprobar los resultados, podemos decir, no solo que han salido airosos, sino que la producción de series en España ha alcanzado, definitivamente, otro nivel. Y sí, ese nivel es el nivel de las mejores series norteamericanas. La peste es una producción de Movistar+ aunque, a simple vista, bien podría tratarse de la nueva de HBO. Y si al proyecto se suma Alberto Rodríguez, director de dos de las mejores películas (y thrillers) hechas en nuestro país en los últimos años, Grupo 7 La isla mínima, el resultado es una serie como La peste. Una más que decente serie de época. La época en la que el dinero y quien lo posee amenaza la posición de la vieja nobleza, a quien su sangre otorgó el poder que ostentan y del que también goza la Iglesia.

La_peste_Serie_de_TV-345643780-large

La serie presenta ambientación inmejorable para una trama que se cuece a fuego lento. El vestuario y los pequeños detalles suman a su favor. La densa trama no tanto. En ella entran en juego multitud de personajes, con sus claroscuros todos ellos. Con algo que aportar, con mucho que esconder. Por momentos demasiadas caras y demasiados nombres como para que haya tiempo a que nos detengamos en cada uno de ellos. Para poder entender mejor quiénes son y qué quieren. Ni siquiera en el caso de Mateo (Pablo Molinero), el protagonista, nos detenemos lo suficiente. Y para colmo, el camino que recorre en busca del asesino de turno se vuelve por momentos cansino y farragoso, y se va perdiendo el interés en descubrir qué sucede con el paso de cada capítulo. No consigue generar la intriga suficiente y las resoluciones a cada enigma se revelan demasiado simples. Aún así, marcará un antes y un después en la ficción televisiva española como antes hiciera (la muy superior) Crematorio. Veamos cómo evoluciona. En 2019, segunda temporada,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s